martes, mayo 13, 2014

Soluciones al revoco de gases de una caldera

En un edificio las calderas de gas atmosféricas, de instalación común en la época de la burbuja inmobiliaria y actualmente prohibida su venta, toman el aire para la combustión del ambiente y expulsan los gases del quemado a la chimenea comunitaria. Estos gases pueden ser conducidos por un conducto individual hasta el tejado o desembocados en un conducto común o shunt.


La teoría para permitir estas estructuras de evacuación parte de la ley física de que los gases de la caldera ascenderán por si solos hasta la chimenea debido a su diferencia de densidad con el aire, extracción a la que ayudará la circulación natural de aire que se produce sobre la chimena en el efecto que se conoce como tiro. Sin embargo si el tiro es por algún motivo defectuoso los gases tóxicos no ascenderán debidamente y en parte serán expulsados alrededor de la propia caldera, en el efecto que se conoce como revoco. El revoco además de provocar olores insalubres puede provocar que la caldera se apague, pues la incorrecta circulación de gases en su tubo de expulsión causa un sobrecalentamiento notable que es detectado por un sensor de seguridad que la apaga. Adicionalmente la caldera puede tener un sensor específico de revoco de gases, lo que la hará aún más sensible a la desconexión.

Las soluciones a este problema pueden pasar por

1. SUSTITUCIÓN DE LA CALDERA por una de las actuales estancas, las cuales tienen canalizaciones autónomas para la toma de aire y expulsión de gases que pueden ir a la fachada del piso, por lo que prescinden del uso de la chimenea. Esto en si mismo no resuelve el tiro, si no que simplemente lo evita.

2. INSTALACIÓN DE UN KIT DE TIRO FORZADO COMUNITARIO, el cual al modo de una campana extractora instalada en la chimenea se activa al detectar que los gases no evacuan debidamente. Esta solución además de precisar de una instalación eléctrica puede causar irregularidades en el funcionamiento de las calderas ya que inevitablemente absorberá con más fuerza en los pisos superiores y con menos en los inferiores.

3. REVISAR DE LOS ELEMENTOS DEL TIRO
A) El shunt que desemboca en la chimena debe de estar construido sin rebabas, pues en su ascenso los gases tienen a circular sobre el cuerpo del conducto y por tanto su irregularidad genera turbulencias. Su reparación es prácticamente imposible por tratarse de restos de cemento adheridos a un ladrillo al que no hay acceso.

B) Otro defecto que revela mala construcción o escasa calidad del material es la presencia de fisuras a lo largo del shunt. Pueden ser detectadas con la introducción de una cámara desde la chimenea y su reparación es igual que el caso anterior, pues habría que picar a la altura de cada piso donde se han encontrado para repararlas.

C) La salida del shunt debe de estar unos centímetros por encima de la de la propia chimenea, la cual a su vez debe de estar debidamente separada de cualquier elemento que pueda afectar a la circulación limpia del aire de la atmósfera.

D) Si la evacuación de las campanas extractoras de las cocinas coincide en la misma chimenea que el shunt, actualmente prohibido por normativa, su salida debe de estar convenientemente separada con el fin de evitar las turbulencias que pueden cuausar.

A continuación una foto en la que se muestran todos estos elementos mal planteados.


El shunt, de estructura colectiva de doble conducto montada con ladrillos de hormigón llenos de rebabas, se encuentra encajonado dentro de la chimenea con el conducto correspondiente al último piso ridículamene estrangulado con una tubería, y la salida de la ventilación forzada (campana extractora) de las 5 cocinas se encuentra prácticamente a la misma altura. Con estos ingredientes el aire no puede circular limpiamente y ayudar a extraer los gases, por lo que las calderas del edificio han sido precintadas por la inspección autonómica al sufrir de revoco. El vecino menos afectado es el del último piso ya que su conducto evacua directamente a la chimena y el tubo instalado si termina por encima de la chimenea.

La solución aplicada pasa por:

- Separar la evacuación de las cocinas abriendo un lateral en la chimenea y canalizando hacia ella los tubos, con cuidado de no emplear disposiciones que puedan causar interferencias entre ellos.

- Alargar el shunt hasta por encima de la chimena con el uso de un par de ladrillos de las mismas dimensiones, asegurando que las canalizaciones anteriores no puedan causar turbulencias que interfieran.
  

- Adicionalmente el sobrerete que corona la chimena protegiéndola de la entrada de agua puede ser sustituido por uno de tipo extractor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

x